Los resultados del análisis del neumático de doble componente delantero izquierdo de Ferrari Kimi Raikkonen, que experimentó un problema al final del Gran Premio de Gran Bretaña, revelan daños específicos en dos zonas cercanas a la  zona interior y posteriormente de la banda de rodadura en uno de ellos. No hubo rotura de la carcasa y por ello Raikkonen pudo llegar  sin problemas a boxes .

Este daño no está presente en ninguna otra zona del neumático. Además, la banda de rodadura y la carcasa no muestran signos de fatiga.
La causa inicial posible de este daño fué el contacto contra un cuerpo externo, llevando a una separación parcial de la banda de rodadura de la carcasa en las dos áreas afectadas. En uno de estos dos lugares, como consecuencia lógica, parte de la banda de rodadura también se desprendió.
Sin embargo, este daño no comprometió la estructura del neumático, con Raikkonen capaz de hacer su camino de manera segura de nuevo a los boxes con el neumático completamente inflado.

 


Desde entonces se han llevado a cabo una serie de pruebas detalladas, tanto destructivas como no destructivas, sobre otros neumáticos utilizados en el Gran Premio de Gran Bretaña con una distancia similar o mayor en comparación con el conjunto utilizado por Raikkonen (durante 25 vueltas). En ninguna ocasión hubo ningún signo de fatiga, desprendimiento o laceración, o incluso el comienzo de tales problemas como los que afectaron la estructura del neumático.

En conclusión, Pirelli puede confirmar que no han surgido problemas relacionados con el neumático en sí, aunque no sabemos qué cuerpo extraño dañó el neumático.