Difíciles momentos los que está viviendo la escudería McLaren-Honda, y es que en las palabras de Yusuke Hasegawa recogidas por Autosport, nos descubre que el proyecto nació mal desde el principio. Honda era consciente desde el mes de diciembre del error tan importante que habían cometido. Se había construido una versión de pruebas de un motor monocilíndrico, del cual se estaba evolucionando, para más adelante trasladar el diseño a un motor V6. A partir de ese momento, empezaron a surgir los problemas de correlación de datos:

“Es difícil expresar lo duro que resulta esta situación. Estoy muy decepcionado. Nos dimos cuenta que la mayoría de los fallos venían de nuestra unidad de potencia. Hicimos algunos experimentos en el laboratorio y pensábamos que era demasiado fácil, así que ése fue mi error. Alcanzamos un nivel muy bueno con el monocilindro, pero cuando transferimos exactamente la misma especificación al V6 no funcionó. Cuando nos dimos cuenta, ya era demasiado tarde, era el mes de diciembre. Después de que entendiéramos los fallos, necesitábamos confirmar la especificación final”, se sinceraba Hasegawa.

El principal problema del actual motor Honda son las enormes vibraciones que ha de soportar el monoplaza de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne. En el banco de pruebas no existía ninguno de los problemas que si existen una vez montado y empaquetado dentro del monoplaza. Fue un gran error por parte de Honda equiparar el comportamiento de un motor monocilíndrico a un motor  V6. Así lo trata de explicar Yusuke Hasegawa:

“Tenemos muchas vibraciones. En el banco de pruebas no tuvimos este problema tan grande. Cuando tenemos una caja de cambios, ejes y neumáticos, hay resonancias. Desde el mes de enero estuvimos analizando cual fue la diferencia entre el monocilindro y el motor V6. La diferencia radicaba en la rigidez del motor, la diferencia en el flujo de aire, y lo mas importante, la influencia de cada cilindro con otro. No pensamos que habría gran diferencia de un monocilindro a un V6, pero la realidad fue otra”, continuaba dando explicaciones el máximo dirigente nipón.

La única esperanza que queda es esperar como mínimo al GP de España, que se celebrará en el mes de mayo, para saber si Honda ha sido capaz de arreglar dicha situación. Realmente el problema tiene difícil solución y el dirigente de Honda ha reconocido que les esperan unos Grandes Premios muy difíciles a sus pilotos. Así mismo, aparte del problema de vibraciones, también existe un claro problema de potencia. El motor Honda 2017 dispone prácticamente de la misma potencia respecto al anterior. El motor de combustión es otro de los puntos débiles:

“Actualizar los motores conlleva un gran trabajo, tenemos que vivir con esta situación el próximo par de semanas. Si encontramos una solución, tan pronto como arreglemos las cosas todo irá bien. Estamos trabajando más duro que nunca en Sakura. Intentamos hacer todo lo posible para revertir esta situación. El motor tiene potencia, pero no podemos usarla debido a los golpes, ni exceder el límite de duración. Podemos cambiar el sistema de admisión o de escape, pero no podemos cambiar el interior del motor completo. No tenemos tiempo”, añadía Yusuke Hasegawa.

Por otra parte, Yusuke Hasegawa confirmaba la llegada de consejeros externos que puedan ayudar a revertir la complicada situación que está viviendo el gigante nipón. Los rumores indican que Mario Illien se habría incorporado a la disciplina de McLaren aportando su valiosa experiencia en Renault. Aparte de la supuesta llegada de Mario Illlien, en Sakura han empezado a recibir ingenieros del viejo continente europeo que, sin duda serán de gran ayuda:

“Hacemos muchos programas al mismo tiempo. También disponemos de algunos consejeros externos que están trabajando como miembros de Honda. Tanto ingenieros franceses como ingleses, unidos a los ingenieros japoneses. Aún tenemos algunas barreras sobre el lenguaje y la cultura, pero creo que hacemos una muy buena combinación. Para los resultados instantáneos, nos serán de gran ayuda. No solo con su talento, también pueden traer alguna información del exterior, lo cual es muy positivo”. Finalizó Yusuke Hasegawa.

Una situación muy complicada la que está viviendo la escudería McLaren-Honda. Muy difícil de digerir debido al gran nombre y prestigio del que disponen. En Honda tienen mucho trabajo por delante si quieren dotar de un motor fiable y mínimamente competitivo a sus dos pilotos, Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne. La paciencia se está agotando, y el siguiente Gran Premio de China en Shanghai no invita al optimismo. Es un circuito que demanda mucho de la potencia del motor y es muy posible que veamos a los McLaren en la parte baja de la clasificación.

Autor: Raúl Gallego/@Raul0033

Fotos: Twitter McLaren